Asociación cántabra de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas

Mensajes en la categoría Museos

El debate sobre el “Archivo Lafuente” y los archivos

Desde la asociación profesional de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, ANABAD-Cantabria vemos con estupor y pena el debate acaecido en el Parlamento de Cantabria el pasado lunes 29 de mayo en torno a la utilidad e importancia del “Archivo Lafuente”. No queremos entrar en la polémica sobre si es beneficioso o necesario para Santander y Cantabria este mal denominado archivo, que no es tal, sino una colección de libros, folletos, documentos, fotografías, etc. Asimismo, tampoco vamos a entrar en cuál es la mejor formula para financiarlo, pues esto pertenece al ámbito político.

El principal objetivo de nuestra queja es hacer hincapié en la notable falta de respeto y aprecio de sus señorías hacia los archivos, valorando la importancia de los mismos únicamente por el número de visitantes que reciben y no por la labor histórico-social que éstos realizan.

Un archivo es el lugar donde se conserva documentación de índole pública y/o privada, tanto presente como pasada, que refleja el devenir histórico de un territorio y su población, así como su cultura pasada. De la misma forma, es necesario recalcar el papel que a día de hoy juegan los archivos como garantes de los derechos de los ciudadanos, algo que pese a su importancia se suele pasar por alto. A ellos acudimos a la hora de defender y demostrar estos derechos, hecho fundamental en un estado de derecho como el nuestro. Además, la tan necesitada y cacareada transparencia de la Administración Pública es imposible sin la presencia de los archivos. La ausencia de fondos documentales ordenados o la destrucción descontrolada de la documentación, práctica aún hoy en día en vigor, redunda en una mayor opacidad de los asuntos públicos y en la ausencia de la deseada transparencia.

 

Lamentablemente, el debate del pasado lunes giró, una vez más, en torno a lo que se resume cualquier debate político: lo económico. Esto nos lleva a lo que se ha convertido la cultura en Cantabria: una simple sirvienta del turismo y la economía. Nuestra cultura para nuestros políticos aparentemente solo tiene importancia en la medida que sirva como medio para atraer visitantes a Cantabria.

La cultura, la de Cantabria, la española, europea o mundial, pues esta no entiende de fronteras, la cultura de las élites o la cultura popular; la cultura actual, la que ahora mismo se está generando o la cultura del pasado… da igual, toda ella tiene sentido en sí misma, pues es la que nos define y nos hace como somos. Debemos tener muy en cuenta los centros que conservan este patrimonio: archivos, bibliotecas, museos, etc., ya que también forman parte de ella y tienen la importancia de ser sus valedores y difusores ante la sociedad, por lo que no deben de ser valorados por la capacidad de atracción turística o de medios de comunicación únicamente.

Así, por ejemplo, un museo como el de Arqueología y Prehistoria de Cantabria o las Cuevas de Altamira, no son solo importantes porque tengan un determinado número de visitas al año o puedan actuar incluso como motores económicos a nivel local. Su importancia sobre todo radica en lo que custodian y en lo que esos objetos nos puedan decir de nuestro pasado.

Precisamente las Cuevas de Altamira son un buen ejemplo de presión política para que abra sus puertas. Desde diversos ámbitos se lleva años insistiendo para que esto suceda, aún cuando los técnicos advierten del evidente peligro de deterioro de las mismas si esto llega a ocurrir. Este hecho, es otro claro ejemplo en el que se pretende anteponer el interés turístico y económico a la conservación del patrimonio.

Un país maduro y civilizado debe contar con políticos que entiendan que nuestra cultura y, en particular nuestro patrimonio histórico, no puede ser cuantificado económicamente, aunque su existencia pueda ayudar a su desarrollo, y deben poner los medios adecuados para que se conserve y difunda como lo que es y por el valor que tienen en sí mismos y no por el rendimiento económico que de él pueda obtenerse.

 

Junta Directiva de ANABAD- Cantabria

50 aniversario del Museo Etnográfico de Cantabria

invitacion-50-aniversario-del-metcan

El 12 de octubre de 1966 abrió sus puertas al público el Museo Etnográfico de Cantabria, Institución dependiente de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria.

Para celebrar este aniversario, tenemos el placer de remitirles la invitación para el acto programado en la sede del METCAN el  12 de octubre a las 12 h y él cartel con la programación.

Se iniciará el acto con la intervención de las autoridades; se continuará con las actuaciones  del “Colectivo Etnográfico Brañaflor” y “Los danzantes de Solares”, que nos ofrecerán una muestra  de las danzas y bailes tradicionales de Cantabria, declarados Bien de Interés Cultural en el año 2015.

Igualmente, estarán con nosotros “Los Piteros del Cabildo de Arriba”

¡Esperamos vuestra asistencia!

La entrada será libre.

cartel-12-de-octubre

El edificio del Banco de España debe acoger el MUPAC

En las últimas semanas hemos asistido a un intenso debate en distintos medios de comunicación de Cantabria sobre el destino de la sede del Banco de España en Santander, cuyo primer fin era albergar el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), tal y como anunció en junio de 2013 el Presidente de Cantabria, D. Ignacio Diego.

El Gobierno de Cantabria llegó a un acuerdo con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para llevar a cabo una permuta entre la propiedad de dos edificios: la de la antigua sede del Archivo Histórico, ubicada en la calle Gravina de Santander, y la del edificio del Banco de España, ubicado en la calle Alfonso XIII.

Se trataba de una magnífica noticia, por fin el  MUPAC iba a cambiar su suerte y conseguir una sede definitiva, y además en un edificio digno, singular, y con la mejor ubicación posible. Ciudadanos, prehistoriadores y arqueólogos celebraron esta decisión. Desde su inauguración en 1926 por el padre Carballo, estaba esperando una sede digna de la calidad de sus colecciones.

Cantabria es uno de los mayores exponentes de arte paleolítico del mundo, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. ¿No sería razonable dotar a esta comunidad de un centro de investigación que pueda convertirse en referente internacional ? Un centro que permita exponer unas piezas arqueológicas únicas, y cuente con los medios necesarios para su análisis y estudio científico.

Sin embargo, apenas dos años después, el Archivo Lafuente, colección privada compuesta por diversas colecciones y piezas documentales sobre arte contemporáneo, propiedad del coleccionista y empresario José María Lafuente, firma un acuerdo  con el Museo Nacional Reina Sofía para exponer sus fondos por un periodo de diez años. Y, que mala fortuna!, elige como sede el edificio del Banco de España.

En este actual debate sobre el destino de dicho edificio, la U.T. ANABAD Cantabria quiere exponer su postura en defensa de la promoción del Patrimonio Cultural de Cantabria y de sus Instituciones: No creemos que ambos proyectos sean incompatibles, puesto que cada uno de ellos es relevante para dotar de un futuro progreso cultural a Cantabria, y a su capital, Santander.

No obstante, la inversión económica que debe afrontar nuestra comunidad para llevar adelante este proyecto, debe destinarse a un museo público, y al desarrollo del Patrimonio Cultural de Cantabria. Sin olvidarnos, por supuesto, del atractivo cultural que esto conlleva. Tenemos un patrimonio arqueológico único en el mundo, y no aprovechamos esta singularidad.

El archivo Lafuente puede ubicarse en otro sitio. Hay otros edificios que pueden albergar sus fondos: Museo de Bellas Artes de Santander, antiguo edificio del Archivo Histórico Provincial, antes mencionado, Archivo o Biblioteca Central de Cantabria, edificio de la Tabacalera en la calle Alta, etc, etc…. Es necesario recordar que se trata de una colección privada, con un contrato de cesión, que ni siquiera es titularidad de los cántabros. ¿Debemos afrontar su custodia, conservación y gastos de personal mientras nuestros museos, bibliotecas, y archivos siguen sufriendo recortes y falta de inversiones ?

En esta búsqueda de un modelo cultural para Cantabria se está olvidando el bien común, o más bien, el sentido común: las inversiones de dinero público deben destinarse a bienes públicos ….. Y que más público que algo que pertenece a toda la Humanidad!!

U.T. ANABAD Cantabria